¿En qué consiste un delito de coacciones?

El delito de coacción se le suscribe a aquel sujeto que sin estar autorizado legítimamente impone, con violencia, a otra persona que lleve a cabo acciones y como resultado actúa en contra de su voluntad.

La coacción es la terminología utilizada para referirse a la violencia física o psicológica que se fuera a ejercer sobre una persona.

delito de coacciones

Terminología según la RAE

La definición según la RAE es: “fuerza o violencia que se hace a alguien para obligarlo a que diga o ejecute algo” .

Tipos de delito de coacción

Los tipos de delito de coacción se distinguen en dos clases según la gravedad de dicha coacción.

  • Delito de coacción de tipo básico: Un ejemplo muy común en estos casos es el de la convivencia, en donde uno de los habitantes le prohíbe al resto que disfruten de la vivienda.
  • Delito leve de coacción: En este caso la coacción que se ejerce es leve, es decir, no se considera que su carácter sea de gravedad.

Al ser un delito legal, la victima debe recurrir a la fuerza policial a hacerla respectiva denuncia.

No debe esperar a que la gravedad del asunto se supere o que se genere algún daño físico en su persona ni en terceros.

¿Cual es la pena correspondiente a este delito?

Como en todo tipo de delito, la pena que se aplique dependerá de la gravedad del hecho.

  1. El delito de coacción básico se lo multa con una pena de prisión que asciende desde 6 meses a 3 años. O bien se aplica la multa de hasta 2 años realizando actividades de colaboración comunitaria.
  2. En el caso de ser delito de coacción leve no se aplica sentencias de prisión. Mas bien se aplica una multa de apoyo a la comunidad que varia desde 1 mes hasta 3 meses. Si bien no es penado con prisión, lo agrava si existiese un vinculo entre agresor y damnificado. Es decir que esta pena llegara al arresto domiciliario de entre 5 a 30 días como máximo.

Se precisa destacar que ante una amenaza se considera coacción siempre y cuando haya violencia ejercida.

Por un lado se encuentra la violencia física, la cual es evidente mediante marcas en el cuerpo.

A su vez, paralelamente o no, existe la violencia psicológica que se detecta a través de una cita con el psicólogo de la jurisdicción. Este especialista deberá proceder por medio de preguntas y actividades en donde la victima exprese esa violencia ejercida sobre su persona.

Existe una linea muy fina que separa la amenaza, comúnmente conocida, con la coacción. La primeramente mencionada se da a futuro, se utiliza como advertencia en donde la victima saldría dañada. En cambio en la coacción el daño es inminente, no se advierte y muchas veces la victima lo niega.

Casos eventuales donde se da el delito de coacción

  • Violencia de genero
  • Violencia domestica
  • Síndrome de superioridad e inferioridad
  • Violencia laboral
  • Agresión entre vínculos sanguíneos
  • Menospreciar de personas con facultades diferentes
  • Trata de personas

En todos estos casos existe una parte vulnerable, la cual fue manipulada en su psicología o bien físicamente creando una imagen de superioridad sobre su agresor. A su vez, el delincuente genera una sensación de ser indispensable en la vida de sus victimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *