Constitución de Sociedades Anónimas

sociedades anonimas

Todos los emprendedor que está por comenzar un nuevo negocio tienen que pasar por una decisión sobre la forma fiscal en la que su empresa operara. La elección se tiene que hacer dependiendo del negocio y de las ambiciones que se tengan.

Las Sociedades Limitadas son la opción más común o fácil de gestionar, pero si el proyecto es más ambicioso las Sociedades Anónimas suelen ser la mejor opción.

¿Qué son las Sociedades Anónimas?

Una Sociedad Anónima (S.A.) es una sociedad mercantil que se conforma utilizando capital de los distintos socios, capital será divida en acciones.

sociedades anonimas

Una de las razones por las que es una de las formas de organización empresarial más populares en las grandes compañías es que los accionistas no responden de forma individual a las deudas sociales, además de que éstas brindan la posibilidad de cotizar en la bolsa.

Hoy en día las Sociedad Anónimas están reguladas por el Reglamento del Registro Mercantil y por la Ley de Sociedades de Capital, aunque esto pude variar dependiendo del país en el que se vaya crear la sociedad anónima. Por ejemplo, si estás en Uruguay y quieres asegurarte de realizar todo el proceso exitosamente, VII Uruguay se encargará de realizar el proceso.

Características principales de las Sociedades Anónimas

Constitución

La constitución de una Sociedad Anónima no es un proceso rápido, ya que esta pueda tardar entre 5 y 8 semanas. La constitución de estas sociedades se hace por medio de una escritura pública y cumpliendo las regulaciones indicadas, en este caso por el Código de Comercio.

Denominación Social

Es un requisito que la Sociedad Anónima tenga un nombre que no se encuentra ya registrado, el cual será seguido por la abreviatura de S.A.  que indica que se trata de una Sociedad Anónima. Algunas empresas tienen las siglas S.A.U. que hacen referencia a Sociedad Anónima Unipersonal, la cual está compuesta por un solo socio.

Es importante tener en cuenta que en las sociedades anónimas no hay un límite máximo de socios.

Capital Social

Para constituir una Sociedad Anónima se necesita de un capital mínimo elevado. En el caso de España esta cantidad asciende a 60 101.21 euros suscritos, aunque es importante tener en cuenta que al momento de la constitución sólo se tiene que pagar el 25% de dicho monto. El resto del monto se puede aportar según los estatutos que tenga la empresa constituida.

El capital también puede ser aportado utilizando bienes, siempre y cuando estos se encuentren reflejados en un informe hecho por un experto designado del Registro Mercantil, el cual tiene que ser añadido en la escritura.

Responsabilidad de los socios

En las Sociedades Anónimas cada uno de los socios, tanto capitalistas como trabajadores, asumirán la responsabilidad proporcional al capital que haya aportado durante la constitución, por lo que no se responde con su patrimonio.

Sin embargo, se puede hacer una excepción cando los jueces lleguen a determinar que la empresa se estaba usando con fines fraudulentos. A esto se le llama “levantamiento del velo societario”, en el que se obliga a los socios a cumplir con sus perspectivas obligaciones.

Administración y gestión

Los accionistas de la empresa se reúnen en la Junta General de Accionistas y eligen a los administradores de la sociedad, además de que tienen que tomar las decisiones empresariales que tengan una gran importancia.

Sin embargo, para poder dirigir todos los asuntos diarios una persona suelen haber consejos de administración, administradores mancomunados, administrador único o administrador socioeconómico.

Generalmente los administradores no deben de ocupar dicho puesto por un periodo que sea mayor a seis años.

Obligaciones fiscales

Las Sociedades Anónimas tienen que tributar, en el caso de España tributan por el Impuesto a Sociedades y el IVA.

Los socios y administradores tributan por el régimen de autónomos y los trabajadores están debajo del régimen general.

División del capital social

El capital se divide en acciones dentro de las Sociedades Anónimas, en las que es una regla que cada acción atribuya el derecho de emitir un voto al accionista, Sin embargo, los estatutos pueden determinar una cantidad máxima de votos por cada accionista.

Una de las principales diferencias con la Sociedad Limitada es que en la Sociedad Anónima se hace una transmisión libre de acciones, excepto que los estatutos de la constitución de la S.A. afirmen lo contrario, de forma que cada socio puede ceder por voluntad o vender sus acciones.

Ahora conoces mejor lo que son las Sociedades Anónimas y cuáles son sus características principales. En pocas palabras, las empresas de S.A. no suelen ser la primera opción de los emprendedores debido a que estas implican trámites de gestión y constitución que son más complejos para el emprendedor promedio, además de que son más costosas. Es por eso que las S.A. son una opción más solicitada por grandes compañías que tienen muchos accionistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *