¿Pueden ser los besos un delito?

pueden ser los besos un delito

En los últimos años han cambiado mucho las reglas que giran en torno a las relaciones y las consecuencias de ciertos actos que pueden ser considerados como ofensas que pueden terminar repercutiendo gravemente.

Un ejemplo sobre este tipo de conductas que llamó mucho la atención de los medios fue lo que sucedió en un juicio del parlamento conservador británico, en dónde Nigel Evans, comentó que había tratado de besar a una persona y que luego de que fue rechazado simplemente desistió, pero esto fue considerado como un acto potencialmente criminal por parte del Servicio de la Fiscalía, aunque Evans terminó siendo absuelto.

pueden ser los besos un delito

El motivo por el que este caso termino siendo tan importante es porque para muchos ha marcado una gran preguntando con respecto a dónde se debe trazar la línea entre un “avance tope” o rechazado a un delito sexual.

Se considera acoso, aunque se haga de broma

Como se ha mencionado anteriormente, ya hay una gran cantidad de normales sociales que pueden hacer que sea un tanto complicado precisar y que normalmente se hacen cumplir por la presión de grupo.

Pero algunas personas afirman que todo deseo sexual tiene que quedarse en casa, en donde sitios como besuconas o cualquier sitio de entretenimiento para adultos. Por otro lado, está claro que es muy distinto un deseo puramente sexual a sentirse atraído o atraída hacia una persona, por lo que las dudas sobre el comportamiento social son un tanto confusas.

Por ejemplo, en la Ley de Igualdad de 2010 británica el acoso sexual es descrito como: “conducta no deseada de naturaleza sexual que tiene el propósito o el efecto de crear un entorno intimidatorio, degradante, hostil, ofensivo y humillante”.

En este caso debemos de prestar especial atención al apartado que dice “propósito o efecto”, ya que esto quiere decir que la persona no tiene que proponerse acosar a alguien para que sea culpable de acosar a alguien. Es decir, el acoso sexual es visto como acto civil, no uno criminal, por lo que la persona puede ser culpable de ello sin importar si esa era su intención o no.

Teniendo esto en cuenta, el abogado Kiran Daurka comentá pone un ejemplo muy claro: “Una mujer podría estar en su escritorio mientras que dos compañeros hombres se ríen de una forma sexista o miran algo que tiene una naturaleza sexual. Ellos creen que es gracioso y la mujer del escritorio no es su objetivo. Sin embargo, si la mujer siente que los hombres están creando un entorno hostil o intimidatorio, ella puede denunciarlos por acoso”.

En el ejemplo anterior, el Daurka comentá que los hombres no podrían defenderse por el simple hecho de que “era una broma”. En cuanto una broma pueda ser degradante u ofensiva para una persona, está puede ser considerada como acoso.

Entonces, se puede decir que la línea está cuando un acto sea considerado cómo ofensivo o humillante para una de las dos partes. Es decir, si la persona a la que se le intento dar un beso y qué rechazo a la otra persona, si no se sintió ofendida, humillada o acosada ante rechazar a la otra persona, este no sería tan grave, pero si la mujer se sintiera de alguna de estas formas podría denunciar a la otra persona por acoso.

Daurka comentó: “Realmente no creo que haya un consenso en este momento. Lo que ahora puede ser considerado como intimidante o humillante ciertamente no lo era hace 30 años. Es por eso creo que esto debería ser parte de una discusión, ya que nos toca a nosotros como sociedad decidir cuando algo simplemente no es apropiado o aceptable”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *