Administrador de fincas

El riguroso trabajo que supone el control y seguimiento de los Administradores de las fincas, debe ser necesariamente regulado o atendido por un profesional cuyos conocimientos en administración y leyes sean el eje transversal de su formación.

El nombre de Administradores de Fincas es también conocido como Gestor de Comunidades o Administrador de Comunidades.

El objetivo de este ejercicio laboral es gestionar los asuntos financieros, legales y técnicos que ameritan el mantenimiento y gestión económica de un inmueble.  Todo esto, se  hará previa aprobación del propietario o los propietarios (asamblea) del mismo.

Entre los tipos de fincas encontramos rústicas y urbanas, ambas  deberán ser administradas de forma cuidadosa por empresas o consorcios que hayan demostrado credibilidad, con respaldo legal y financiero para el ejercicio de sus funciones.

Es por esta razón que debemos solicitar sugerencias de quienes estén trabajando con este sistema de administración, en nuestro caso recomendamos el consorcio Administradores de fincas en las palmas por su amplia trayectoria en este ramo, además de estar administrada por un equipo de profesionales competentes y de amplia experiencia.

Ahora bien, ya habiendo aclarado qué implica ser una Administradora de fincas, vamos a proceder a detallar sus funciones y algunos aspectos de índole legal y organizativo.

Administrador de fincas

 

Funciones de las Administradoras de fincas

  • Vigilar y atender la conservación del inmueble, sus instalaciones y servicios
  • Elaborar un presupuesto de ingresos y gastos anuales (aprobará la Junta de Propietarios).
  • Realizar cobros, girando los oportunos recibos de cuotas, y pagos que sean procedentes (todo debe ser abonado a la cuenta establecida por la Comunidad)
  • Presentar a la Junta General el balance del ejercicio económico.
  • Trimestralmente se presentará al Presidente un estado de cuentas, que serán expuestas a los propietarios en una asamblea.
  • Convocar Juntas Generales, tanto ordinarias como extraordinarias, hacer acto de presencia y levantar acta que establezcan acuerdos pautados.
  • Gestión de reclamos, a fin de ser canalizados de forma cabal y cordial.
  • Tramitar los asuntos de carácter tributario y social propios de la Comunidad y sus empleados.
  • Cualquier otra atribución relacionada con sus funciones (acordadas con la Junta de Propietarios).
  • Finalmente, todo lo referidos a asunto técnicos, civiles, mercantiles, laborales y de Seguridad Social inherentes a la propiedad horizontal.

 

 

Ventajas de contratar un Administrador de fincas

 

Verdaderamente resultan muchas las ventajas, sin embargo, tal como lo hemos señalado, es necesaria la plena confianza para la envergadura de trabajo y poder relativo que se le confiere.

 

  • Libera al propietario de gran parte de sus responsabilidades
  • La defensa y resguardo de todos sus interés como propietario
  • Representará un activo revalorado
  • Promueve su conservación para futuras ventas/alquiler o lo que considere necesario.
  • Coordina todo lo relativo a áreas y bienes comunes en la comunidad
  • Evita discusiones y enemistades innecesarias entre propietarios vecinos
  • Evita el seguimiento de la
  • Aumento de la rentabilidad más allá de la inversión por dicha atención profesional.
  • Asesoramiento personalizado en todo el proceso de contratación.

 

 

¿Qué establece la normativa legal al respecto?

 

Independientemente que sea un Administrador de fincas o usted mismo quien realice el seguimiento y control de la misma, las exigencias son las siguientes:

  • Constitución legal

Estará establecida en la reunión con todos los propietarios, en una asamblea, en la misma, serás definidos los cargos a ocupar por quienes se postulen; a estos se le conocerá como normativa interna.

 

  • Nombramiento de cargos

Cada cargo deberá tener un contrato de su gestión, en el mismo, estarán contempladas sus funciones. Es conveniente el intercambio de funciones en cierto períodos de tiempo, es decir, el presidente – vicepresidente, el secretario- administrador. Si usted, contrata a un Administrador de fincas, el mismo se encargará de todo ésta gestión.

 

  • Reuniones periódicas de la comunidad de propietarios

La toma de decisión deberá ser mancomunada, en donde intervenga sino todos, la mayoría de ellos. Se harán dos tipos de convocatoria según sea el asunto a tratar (ordinaria y extraordinaria).

 

Perfil de un Administrador de fincas

  • Transparencia

El mostrar y demostrar todos los balances, cuentas cobradas y por cobrar, estructuras de costos y demás aspectos administrativos desde el primer momento de la contratación, es indispensable para poder establecer una relación laboral con una Administradora de fincas.

 

  • Honradez

Se concibe como un valor humano, pero sí de labor se trata, hemos de justificar cada paso, cada acción. Recordemos que es la asamblea quien en conjunto con la Administradora de fincas toma la decisión. Todas las facturas deberán estar justificadas y antes de procesarla, compararlas con mínimo dos opciones más, es decir, que serían tres presupuesto a evaluar en cada toma de decisión (adquisición)

 

  • Conocimiento sólidos

Pese a que no es una profesión, quienes se dediquen a esta rama laboral, deberán tener una profesión de respaldo, adicional a ello, su actualización permanente deberá ser una variable a considerar, dado los cambios recurrentes de tipo legal, civiles, mercantiles, de Seguridad Social y hasta técnicos.

 

  • Dinamismo

Toda persona que ejerza una labor que implique socialización o interrelación humana, precisa de ciertas características especiales que tienen que ver con la empatía, dinamizar procesos comunitarios, entusiasta, motivador y de amplitud de pensamiento para escuchar propuestas disímiles.

 

  • Disposición de servicio

Al igual que la característica anterior, el trato con las demás personas supone cierto carisma en la interacción, se requiere estar dispuesto a relacionarse, a escuchar de forma activa y pasiva, considerar diferencias entre otros. Si existe disposición se hace más amena la labor.

 

Conclusiones

Recordemos que el libre ejercicio profesional de quienes se dedican a administrar fincas, requieren un perfil bien consolidado para estar a la altura de cumplir con las credibilidad y confianza que ha de caracterizar esta labor.

El tema de la propiedad horizontal debe verse con la complejidad y seriedad que amerita, sabiendo que existen bienes privados que tiene respaldo legal.

Por  otra parte, resulta rentable tal toma de decisión en tanto que como activo sufre una revaloración incluso, mejoras durante su contratación una administradora.

Para finalizar te recomendamos te anime a contratar a tu Administradora de finca de confianza, tomando en cuenta los diversos trámites (arriba detallados) que amerita el cumplir todas las exigencias técnica-administrativas.

 

 

 

 

 

Por Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.